REVISTA MI VALEDOR

info-revista-01

Historia

Mi Valedor surgió hace ya más de dos años cuando María, una de las socias del proyecto, tuvo la oportunidad de acercarse al primer modelo de street paper que se conoce, The Big Issue, en Londres. Cada una de las demás socias teníamos la intención de iniciar proyectos personales con algún tipo de impacto social. María se acercó a nosotras para invitarnos a colaborar en un proyecto similar al que ella había conocido en Inglaterra. A todas nos pareció una propuesta muy interesante y decidimos empezar a trabajar de inmediato.

La idea era simplemente adaptar un modelo que había tenido éxito en más de cien ciudades en todo el mundo a la Ciudad de México. Sin embargo no era tan fácil como sonaba. Tomó más tiempo de lo esperado, ya que se trata de un proyecto multidisciplinario que trabaja con uno de los sectores más complejos y menos investigado en México, el sector de la calle. A lo largo de estos años hemos podido acercarnos a las poblaciones callejeras y conocer mejor su forma de vida y sus necesidades. Es hasta ahora que podemos decir que la idea del periódico callejero Mi Valedor ya está listo para salir a la calles y lograr un cambio en la calidad de vida de aquellos que viven en la calle y desean mejorar su calidad de vida.

¿Qué son los street papers?

Los street papers, periódicos o revistas de calle son un formato editorial que, como lo dice su nombre, se venden en las calles y se usan como una herramienta para mejorar la situación de vida de gente que vive en ellas. Son publicaciones independientes que operan bajo un modelo de auto-ayuda con el fin de proveer una solución para el desempleo y desamparo urbano.

Su funcionamiento es simple. Los interesados en participar, que por lo general son personas en situación de calle o marginación, se acercan a la organización que lleva el proyecto local y aplica para convertirse en uno de los vendedores. Tras haber sido aprobado se le asigna un espacio de venta específico y se le da un primer fajo de revistas. A partir de entonces el vendedor se convierte en un microempresario; sale a vender las revistas y con sus ganancias tendrá que comprar las siguientes a un precio muy bajo, con el fin de fomentar la ganancia y el ahorro personal. Asimismo, los periódicos callejeros también funcionan como un espacio de expresión para los vendedores y las poblaciones callejeras, ya que se invita a que colaboren con la creación de contenido gráfico y escrito en cada edición. Es una manera más de incluir y reintegrar socialmente a los vendedores a este tipo de proyectos.

Los periódicos callejeros se empezaron a desarrollar a finales de la década de los ochenta en países europeos y en Estados Unidos. Con ello se conformó la Red Internacional de Periódicos Callejeros (INPS, por sus siglas en inglés) con la intención de crear una red de colaboración entre las revistas y periódicos callejeros. Hoy en día, INSP brinda un gran apoyo en el desarrollo, entrenamiento, soporte editorial y consultoría a más de 120 publicaciones callejeras en aproximadamente 40 países de todo el mundo. Mi Valedor será el próximo miembro de esta gran red.

Misión

Ser una herramienta de inclusión social para personas en situación de calle y vulnerabilidad social,  promoviendo la participación colectiva, la confianza personal y la libertad de expresión de este sector de la sociedad.

Objetivo general

Creación de un medio de expresión que permita la generación de empleo para personas en situación vulnerable, de forma sostenible e involucrando a los tres sectores de la sociedad.

Objetivos específicos

  • Romper con el círculo de dependencia que genera el asistencialismo y promover la autonomía y autoayuda de los vendedores.
  • Crear una oportunidad de inclusión social a personas en situación de calle o vulnerable que se encuentran en una situación económica desfavorable.
  • Sostener la venta de una revista mensual con una fuerza de ventas conformada por personas en situación vulnerable.
  • Ofrecer  el acceso a un ingreso legítimo bajo un sistema de colaboración y respaldado por una metodología y un código de conducta.
  • Crear alianzas con otros organismos del gobierno, sociedad civil y empresas  para que juntos apoyemos todos a este sector tan vulnerable.

Funcionamiento del modelo en la Ciudad de México

Para que una persona se convierta en colaborador y vendedor autorizado de Mi Valedor deberá pasar por el siguiente proceso:

  1. Se brinda un curso de capacitación de ventas y ahorro en el cual se explica el modelo completo de los periódicos callejeros, las reglas y los beneficios de ser parte de este proyecto.
  2. Se invita a firmar un código de conducta que tendrá que cumplir mientras esté vendiendo la revista y portando el uniforme de identificación.
  3. Se acuerda un espacio de venta, con el fin de no generar conflicto entre los colaboradores. Se procura que esta zona sea de alta afluencia peatonal para que el beneficio sea mayor.
  4. Se hace entrega de un chaleco y un gafete que identifica al colaborador como vendedor autorizado de Mi Valedor.
  5. Se entrega la primera tanda de revistas de forma gratuita, mismas que tienen un costo fijo de venta.

Un vez que se ha llevado a cabo este proceso, se puede decir que el vendedor se convierte en microempresario, ya que regresará a comprar más revistas a un precio muy bajo y al venderlas podrá aumentar su capital.

Actualmente colaboramos en alianza con La Carpa, una organización que desde hace años trabaja con poblaciones callejeras en el Centro de la Ciudad. Los primeros beneficiarios de la revista Mi Valedor saldrán de ahí.

Revista Mi Valedor

La revista Mi Valedor es una publicación mensual cuyo tema central son las calles de la Ciudad de México. Buscamos resaltar todo lo que sucede en las calles, lo cotidiano y lo curioso, y aquello que muchas veces olvidamos voltear a ver. Cada mes abordaremos un tema específico desde diferentes ángulos y se invitará a los propios vendedores a colaborar con la creación del contenido. Asimismo, habrá una sección dedicada a las poblaciones callejeras, un espacio de expresión para ellos y de descubrimiento para quienes tenemos interés en este sector social.

La situación de calle en la Ciudad de México

La pobreza urbana es un fenómeno de muchas dimensiones que se caracteriza por: la falta de oportunidades y acceso al empleo; una forma precaria de vivienda y acceso a los servicios; la exposición a ambientes de violencia, sin mecanismos de protección social; y un acceso muy limitado a servicios de salud y educación. La pobreza urbana trae consigo una gran cantidad de problemas como el empleo infantil, la trata de personas, el narcomenudeo, las adicciones y claramente la situación de calle, que es el principal problema de pobreza urbana que nosotros trabajamos.

Resulta complicado dar un número acertado de la cantidad de personas en situación de calle en nuestra Ciudad. No existen censos oficiales y las cifras varían dependiendo del estudio que se tome como fuente. Autoridades hablan de no más de 10 mil, mientras que organizaciones internacionales y no gubernamentales señalan que el número es del doble o triple. En fin, lo que sí sabemos es que se trata de uno de los sectores más excluidos y vulnerables de nuestra sociedad, y que requiere de programas integrales que solucionen o al menos mejoren esta situación.

Según la Encuesta sobre Discriminación de la Ciudad de México, realizada en 2013 por la COPRED, la población de calle sufre de maltrato, indiferencia y rechazo, y considera que sus derechos humanos, su integridad y libertad se ven vulnerados.[1] Son personas que no tienen forma de ejercer el pleno derecho a la salud y al empleo, y que son discriminados de forma sistemática de la sociedad en la que viven.

Existen muchos programas gubernamentales y centros de atención a poblaciones callejeras que buscan resolver las necesidades básicas e inmediatas de la gente de la calle, dando comida, ropa y un techo temporal. Sin embargo no tienen la misión de solucionar el problema de raíz, y en cambio siguen perpetuando esta exclusión. En tan solo un año se estima que la población en situación de calle ha incrementado en un 15% y que además no existen políticas integrales que fomenten la reintegración social de estas personas. (IASIS-DF).

Es momento de tomar cartas en el asunto y actuar para solucionar un problema que afecta a un gran sector de nuestra sociedad. Así como Mi Valedor, existen muchas otras iniciativas que desean abordar el problema desde otro punto de vista y lograr ir más allá del asistencialismo. Estamos seguras que este tipo de proyectos pueden lograr un verdadero cambio, por más chico o grande que sea.

[1] EDIS-CDMX 2013.

SoloRockMX® ONLINE 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s